En el doble, hay dos equipos, ambos compuestos por dos jugadores. El tercer jugador está en el banquillo como posible sustituto de cualquiera de sus compañeros de equipo.

A los equipos se les permite hasta tres toques, pero no dos consecutivos del mismo jugador, antes de pasar el balón al otro lado. En los eventos UNIF, el número máximo de toques del balón al suelo es uno para hombres y dos para mujeres y Juniors. En otras competiciones, las reglas de juego de FUTNET permiten hasta tres toques de balón al suelo (según la decisión de la asociación nacional). Los toques de balón al suelo nunca pueden ser consecutivos, siempre debe haber un toque por parte de un jugador entre cada bote del balón al suelo.

Las dimensiones de la cancha son las mismas que en las individuales, es decir, 9 metros por 12.8 metros (en el pasado y en algunos países todavía son las mismas que en el triple). El saque puede ser llevado a cabo por cualquiera de los jugadores del equipo que previamente haya anotado un punto hacia cualquier parte de la zona de servicio del oponente. En general, ambos jugadores deberían ser igualmente buenos en todas las habilidades de FUTNET. Lo ideal es la combinación de un jugador de pies derechos y zurdos, de esta forma no tienen que cambiar de bando en algunas situaciones ofensivas.

El primer pase después de recibir el saque debe dirigirse hacia la red donde el otro jugador puede atacar directamente (ataque rápido) o pasarlo a su compañero de equipo para un ataque gradual. En el nivel superior, el bloqueo se usa con bastante frecuencia para desactivar o reducir la eficacia del ataque del oponente. Como en todas las categorías y disciplinas de FUTNET, el toque de la red por cualquier parte del cuerpo no está permitido y si ocurre, significa un punto para el otro equipo. En un set, ambos equipos tienen derecho a un tiempo muerto de 30 segundos y un máximo de dos sustituciones.

Lo que se requiere de los jugadores en el doble es la fuerza, la velocidad, la habilidad técnica y un alto nivel de compenetración. Ambos jugadores deben dominar todo tipo de movimientos y pases porque si uno de ellos revelara una cierta debilidad, por ejemplo, menos confianza para recibir el saque, el equipo rival lo usaría inmediatamente para su ventaja.

En general, para anotar un punto en el doble es más fácil que en el triple, por lo tanto, el juego de defensa tiene que ser muy táctico y, a menudo, es necesario tomar la iniciativa y avanzar a la red para tratar de bloquear el ataque del oponente. El doble es una disciplina espectacular y una lucha feroz en un intento por tratar de “romper” al otro equipo o hacer que cometan ese fatídico error. Es el mejor ejemplo de velocidad, potencia y habilidad individual combinadas y trabajando dentro de un equipo.